Nueva actitud del Gobierno de Sánchez con la situación en Cataluña