El primer ministro de Reino Unido cree que la boda reafirmó el orgullo de ser británico