El primer ministro eslovaco culpa a la prensa por la baja participación en los comicios