El primer ministro pakistaní acepta la agenda de la oposición para mantener el gobierno de Punyab