Margallo admite que detrás del conflicto con Gibraltar hay un problema de soberanía