Los nuevos ministros ofrecen diálogo y trabajan ya para combatir la crisis