La gobernabilidad de España, en manos del PNV otra vez