Los Mossos tienen claro que los tres acusados de Barcelona y Cambrils forman parte de una célula terrorista