Los Mossos utilizan a compañeros como diana humana en sus entrenamientos