José María Íñigo, el hombre que iba para conductor de trenes pero se quedó en historia de la televisión