Una multitudinaria manifestación exige en Bilbao una nueva política penitenciaria