Un muro legal frente al secesionismo catalán