La N-642 en Ribadeo, el peor punto negro, la N-420, la carretera más peligrosa