Los nacionalistas celebran un Aberri Eguna marcado por la pérdida del Gobierno