El negocio del sexo se duplica en Barcelona en torno al Mobile World Congress