La primera nevada de la temporada deja un manto blanco en Central Park