Una niña de 12 años, ejemplo de lucha entre los preferentistas