Nada es normal el día después del 1-O