La policía extingue la "estirpe" de los Vaduva, los ladrones del abracito