Los nuevos ministros se ponen a trabajar ya para combatir la crisis