El número dos de Interior no tendrá que testificar por el chivatazo a ETA