Los oficialistas dicen que no buscan perpetuar a Chávez, sino consolidar la revolución