La hoja de ruta de Artur Mas, entre la incógnita y el rechazo