La oposición exige avances en la reforma del Senado y el PP insiste en que sólo si no se toca la Constitución