Crece la indignación popular contra la corrupción de los Pujol