Los países mediterráneos de la UE piden la redistribución de los refugiados