El paro, fruto del pasado