El paro preocupa al CIS