Los partidos destinaron 45 millones a la campaña de las elecciones repetidas, un 28% menos que seis meses antes