Los partidos le niegan a ETA legitimidad para hablar y le piden que desaparezca