El acusado de pedofilia en Santander admite que tenía archivos pero niega haberlos compartido