Sánchez, victorioso, en el balcón de Ferraz ante la euforia de los suyos