El naranja vuelve a cruzarse en el camino de Pedro Sánchez