Sánchez conoce Cuba de cerca, pero sin contacto con los disidentes