Cuando estamos pendientes del móvil, multiplicamos por cuatro el riesgo de accidente mortal