Nicolás, más cerca que nunca del poder