Los periodistas lucirán un brazalete de color butano para evitar daños en las cargas policiales