Pilotos españoles, cara a cara con cazas rusos