La plataforma de víctimas por la Prisión Permanente Revisable no se rinde