Un cisma que aboca al pesimismo