La falta de credibilidad hacia Pablo Iglesias divide al partido a tres días de la consulta