La policía carga contra los indignados en Madrid