La policía intenta acabar con el colapso del CETI que cuadruplica su capacidad