La corrupción deja mudo a Rajoy y Twitter es un clamor de comentarios