Rajoy se queda en blanco por la corrupción: el minuto de oro social