El bingo de los chupitos que se coló en el debate