Las políticas, en defensa de Chacón