Los políticos ignoran el órdago de la Iglesia