Por una vez los políticos sustituyen los insultos por chistes: Carmena hasta ficha a Broncano