La preocupación por el paro no baja pero mejora la confianza en la economía